Hoy te vamos a explicar algunas de las muchas formas sanas de comer pescado que podemos llevar a cabo en nuestro día a día.

El pescado es uno de los alimentos más beneficiosos para nuestra salud. Es ideal para las dietas, debido a que tiene muy bajo nivel de grasas y es rico en proteínas. Deberíamos consumir unas 2 o 3 veces a la semana esta comida, variando entre azul y blanco. Gracias a esto podemos llevar una vida saludable y cocinar de manera rápida y sencilla.

El pescado se puede cocinar de muchas maneras beneficiosas para nosotros.

¿Cuáles son las mejores formas de cocinar pescado?

  • Al horno:

Cuando cocinamos al horno, primero tenemos que elegir la temperatura adecuada según el tipo de pescado que vayamos a comer. La principal ventaja que el horno tiene, es que no necesitamos ni mantequilla, ni aceites. Es un método muy cómodo y fácil de manejar. Puedes cocinar grandes cantidades y sobre todo ¡no deja olor!

  • A la sal:

Cocinar a la sal es uno de los métodos más antiguos que se han llevado a cabo siempre. Necesitamos una capa fina de sal marina sin refinar a la que añadiremos nuestra pieza de pescado y meteremos en el horno. Cuando saboreamos un pescado cocinado a la sal, degustamos la textura y jugo de éste ¡de manera intensificada!

  • Al vapor:

Al usar esta forma de cocinado estamos aprovechando el vapor que está desprendiendo el agua en ebullición. No son necesarios los aceites y por lo tanto no se pega nunca. Se pueden mezclar los alimentos sin que cambie su valor nutricional, y ¡se conserva genial el sabor de éste!

  • A la plancha:

Cocinando con este método ponemos el pescado en la placa o plancha y no le aplicamos ningún tipo de grasa. Es una técnica muy fácil y limpia. El pescado que se cocine ¡cogerá un sabor como a parrilla muy especial!

En resumen, todas estas formas de cocinar en casa son beneficiosas para la salud porque generalmente no es necesario usar aceites, mantequillas o grasas en general.  No se disminuyen ni eliminan las proteínas que contienen y sobre todo no le quitan sabor ninguno a las piezas.

Prueba estas técnicas variando el tipo de pescado, la guarnición y las especias que le añades, para degustar diferentes sabores, texturas y platos. ¡Disfruta de una comida fácil, ligera, sabrosa y saludable!